Chromebook: una alternativa a Windows

No me gusta Windows.

Siempre lo he utilizado con una mezcla de resignación y antipatía, de “es-lo-que-hay”, porque los Mac me parecen demasiado caros, y los Linux demasiado técnicos.

Pero cuando mi portátil de repente dejó de funcionar después de una de las eternas actualizaciones de Windows, fue la gota que colmó el vaso.

—Se acabó, Bill Gates, me has tomado el pelo por última vez. 👿

Y me compré un modesto Chromebook por 375 euros.

 

Cómprate un Chromebook y libérate de Windows

 

Relación calidad precio

Tomando en cuenta lo que me costó y los beneficios que me ha proporcionado, puedo decirte que fue una de las mejores compras de mi vida.

Mi trabajo es itinerante, por lo que poder trabajar en cualquier parte es fundamental para mí. El Chromebook está pensado justamente para eso, para que te puedas conectar en cualquier parte sin problemas.

Como la mayoría de las cafeterías de hoy en día tienen wifi, con un Chromebook puedes contestar tus emails tranquilamente mientras te tomas un café.

—Ya. Eso lo puedo hacer con cualquier portátil. ¿Cuál es la novedad? —me parece oírte decir.

La novedad es que, en mi opinión, un Chromebook te facilita la vida mucho más que un ordenador con Windows, a causa de una serie de características que te comentaré en seguida.

 

Por qué los Chromebook son diferentes

Un Chromebook no és exactamente un ordenador, sino más bien una terminal de acceso a internet.

Estas máquinas funcionan con un sistema operativo propio, Chrome OS, el cual está basado en Linux.

La idea básica es la siguiente:

En vez de usar programas instalados en el ordenador, el Chromebook emplea programas online. En lugar de guardar tus archivos en un disco duro interno, los almacena en la nube.

Te dejo con un vídeo que explica muy gráficamente cuál es la filosofía que inspiró el desarrollo de Chrome OS. Si no te aclaras con el inglés le puedes poner subtítulos en español.

 

Limitaciones

Antes de adquirir un Chromebook, debes tener muy claro que estas máquinas tienen una limitación fundamental respecto a un ordenador convencional:

Con un Windows o un Mac tienes la libertad de elegir si deseas usar aplicaciones online o bien un programa instalado en tu ordenador. Con un Chromebook no tienes esa libertad, ya que solo puedes emplear aplicaciones online.

Lo que muchos compradores ignoran

Es fundamental que seas consciente de esta limitación antes de adquirir un Chromebook.

Mucha gente que se compra un Chromebook luego se frustra cuando se da cuenta de que no puede instalar sus programas favoritos. En la red encontrarás muchos comentarios de compradores decepcionados, que pensaban que simplemente estaban comprando un buen portátil a un precio excepcionalmente bajo. Un chollo.

En realidad, estaban comprando una cosa totalmente distinta.

Estas máquinas están optimizadas para funcionar de maravilla con los servicios de Google, es decir, para navegar con Chrome, usar Google Docs para redactar textos, Google Sheets para hojas de cálculo, etc.

Además de las aplicaciones de Google, los Chromebook también pueden usar cualquiera de las miles de aplicaciones disponibles en Chrome Web Store, y varios programas populares tienen alternativas online para Chromebook.

Pero cuidado: no todos.

Programas populares

Office, por ejemplo, cuenta con una versión en la nube llamada Office Online, por lo que si usas habitualmente el paquete de Office no deberías tener demasiados problemas con un Chromebook.

Es más, Google Drive (el servicio de Google de alojamiento de archivos en la nube) te permite incluso importar tus documentos en formato Words, Excel y PowerPoint, y luego pasarlos al formato de Google Drive para poder editarlos.

Viceversa, también es posible guardar tus documentos de Google Drive en formato de Microsoft para poder compartirlos con otros usuarios habituales de Office.

Lamentablemente, otros programas populares no cuentan con versiones online para Chromebook.

Por ejemplo, actualmente no es posible hacer videollamadas con Skype desde un Chromebook (deberás hacerlas con Hangouts).

Actividades en las que Windows se desenvuelve mejor

Actualmente, las carencias más importantes de los Chromebook están tal vez en el área del diseño.

Aunque puedes encontrar aplicaciones en Chrome Web Store para editar gráficos y vídeos (por ejemplo, Pixlr Editor para gráficos y WeVideo para vídeos), no son comparables a los potentes programas de diseño disponibles para Mac y Windows.

Pasa igual con la edición de sonido.

Respecto al navegador, estás limitado exclusivamente a Chrome: no puedes instalar Safari, Firefox, Microsoft Edge ni ningún otro.

Esta limitación puede ser un impedimento importante para los desarrolladores web, que necesitan poder probar sus creaciones en diferentes navegadores.

Otro tema importante para muchos usuarios es el de los juegos. Aunque hay muchos juegos disponibles en Chrome Web Store, los juegos más populares no se encuentran disponibles en esta plataforma.

Sin embargo, algunos de los juegos y aplicaciones Android disponibles en Google Play también son compatibles con determinados modelos de Chromebook, pero no con todos. Si lo deseas, puedes consultar los modelos de Chromebook en los que se pueden instalar aplicaciones Android.

En resumen…

Si eres un desarrollador web, un diseñador gráfico, un profesional del vídeo o del sonido, o un fanático de los juegos para ordenador, posiblemente un Chromebook no sea la mejor opción para ti.

Tampoco te aconsejo estas máquinas si necesitas reproducir con asiduidad música y vídeo en formato de disco óptico. Como los Chromebook están creados para funcionar online, no tienen unidad de disco óptico. No puedes reproducir en ellos películas y audio en CD, DVD ni Blu-ray.

Ni siquiera es posible conectar un Chromebook a una unidad externa de disco óptico para ver películas u oír música. 🙁

 

Ventajas

Ahora que conoces las principales limitaciones de los Chromebook, es hora que te diga cuáles son sus ventajas.

En mi opinión, son muchas y compensan sobradamente sus limitaciones.

Te las cuento en detalle.

Precio

Sin duda que este es uno de los aspectos más atractivos de estas máquinas. Si los comparas con portátiles de Windows con prestaciones similares, en general los Chromebook son mucho más baratos.

Pero no te engañes. A pesar de ser tan económicos, el nivel de calidad es sorprendentemente alto. Es una de las mejores relaciones calidad precio que he encontrado.

Adiós a las actualizaciones

Como no tienes aplicaciones instaladas en tu Chromebook, tampoco tienes que perder tiempo esperando a que el programa tal o cual se actualice.

Cada vez que lo enciendas, él mismo buscará automáticamente actualizaciones de seguridad y de software, y las instalará en segundo plano.

Cuando vuelves a encenderlo, ya lo tendrás actualizado sin que hayas tenido que hacer nada.

¡Cero mantenimiento! 🙂

Almacenamiento en la nube

Tus archivos estarán todos en la nube (es decir, en Google Drive), por lo que también serán accesibles desde tu móvil o cualquier otro ordenador que tenga conexión a internet.

Los únicos archivos que tendrás alojados en tu Chromebook serán los que tú decidas bajarte. (Si lo deseas, puedes cambiar esta opción y tener todas tus descargas alojadas en Google Drive).

Junto con la compra del Chromebook, Google te proporciona 100 GB adicionales en almacenaje gratis en la nube durante dos años, que se añaden a los 15 GB gratuitos de los que ya dispones si tienes una cuenta de Gmail. Es decir, en total dispones de 115 GB de almacenamiento en la nube. No está mal.

Pasados los dos años, tus archivos permanecerán en Google Drive y siempre podrás acceder a ellos y editarlos, pero no podrás subir nuevos archivos a menos que compres más espacio de almacenamiento. La cantidad de espacio que tendrás disponible depende del plan que escojas: a más capacidad, más caro.

Puedes escoger planes de 100 GB a 30 TB de capacidad (aquí puedes consultar los planes disponibles).

Olvídate de las copias de seguridad

Como todos tus archivos se almacenan en la nube, no hay riesgo de que se evapore tu trabajo si pierdes o te roban el Chromebook.

Es otra gran ventaja de trabajar en la nube. 😉

Además, si empleas Google Drive todos tus cambios se guardarán automáticamente mientras editas, sin que tan solo debas clicar en “Guardar”.

Silence is golden

¿Te molesta ese zumbido constante de tu ordenador?

Es una cosa que, personalmente, me pone MUY nervioso.

En el Chromebook no tendrás ese problema. Es absolutamente silencioso, en parte porque no emplea los clásicos discos duros giratorios de toda la vida (HDD), sino unidades de almacenamiento de estado sólido (SDD).

Otro motivo de que sea tan silencioso es que no se calienta tanto como un ordenador convencional, por lo que el ventilador no hace tanto ruido. De hecho, el ventilador es prácticamente inaudible.

Velocidad

Otra de las ventajas de los SDD sobre los HDD es que la máquina se enciende y se apaga muy rápidamente. En unos pocos segundos ya la tienes a punto para la batalla.

En internet, el Chromebook se desenvuelve como pez en el agua. Las páginas web se cargan muy rápido, y el ordenador en general es ágil y veloz.

Un portátil realmente portátil

Pesa notablemente poco, tal vez la mitad de lo que pesaba mi antiguo portátil, y su grosor es muy compacto. Eso te permite llevártelo a donde quieras con facilidad.

Es resistente al trabajo duro, y se conecta sin problemas a la red de wifi que haya disponible.

La duración de la batería es alucinante: 8 o 9 horas, o incluso más. Se carga completamente en tan solo una hora y media, aproximadamente.

Seguridad

Se acabo pagarle cada año a Norton, McAfee y compañía para renovar el antivirus, ya que el Chromebook no necesita ninguna protección adicional. Es una máquina hipersegura que cuenta con varias capas de protección, gracias a lo cual es extremadamente difícil de hackear.

Experiencia de usuario

Todo en el Chromebook está pensado para que sea fácil, no-técnico e intuitivo, muy similar a la experiencia de usuario habitual en los productos de Google.

El diseño estético y sensorial es de diez sobre diez.

Tampoco sufrirás la ansiedad de que te aparezcan esos mensajes técnicos tan habituales e inquietantes en Windows, del tipo: ¿Deseas permitir que ese-programa-de-nombre-muy-raro haga cambios en tu ordenador?

Búsqueda instantánea

Es muy fácil buscar algo en Chromebook. No podía ser de otra forma, siendo como es un producto del buscador universal por excelencia.

Una tecla especial te abre instantáneamente la opción de búsqueda, aunque si lo prefieres puedes buscar con la voz y ahorrar un montón de tiempo.

De hecho, para buscar algo no necesitas ni tocar el teclado. Basta con que digas “OK Google” y seguidamente lo que quieres buscar.

¡Es genial!

Cuentas separadas

Se puede compartir un mismo Chromebook entre diferentes usuarios. Sin embargo, cada usuario conserva su propia configuración, sus programas y sus archivos por separado.

No hay, por lo tanto, riesgo de que uno de los usuarios acceda a los archivos de otro.

El ratón táctil (touchpad)

Es sencillamente fantástico.

Según emplees combinaciones de uno, dos o tres dedos, con el ratón táctil del Chromebook puedes hacer literalmente de todo. Es muy intuitivo.

Te comento algunas virguerías.

  • Si mueves dos dedos simultáneamente hacia arriba o hacia abajo, puedes deslizarte rápidamente por el documento (similar al efecto deslizante en la pantalla de un móvil).
  • En cambio, si deslizas dos dedos hacia la izquierda o la derecha, avanzas y retrocedes en el navegador.
  • Al clicar simultáneamente con dos dedos se abre el menú de opciones (de forma similar a cuando clicas con el botón derecho en un ratón clásico).
  • Si mueves tres dedos simultáneamente hacia arriba o hacia abajo, abres o cierras todas las ventanas abiertas.
  • Si clicas con tres dedos a la vez sobre una pestaña, la cierras.
  • Al mover tres dedos lateralmente, puedes pasearte por todas las pestañas abiertas y seleccionar la que deseas en un plis plas.

Y si te tomas la molestia de aprenderte unos cuantos atajos del teclado, y los combinas con la versatilidad del ratón táctil, tu rendimiento se disparará a las nubes.

Y cuando no hay acceso a internet, ¿qué pasa?

Aunque los Chromebook son máquinas 100% online, si en un momento dado no tienes acceso a internet también puedes trabajar.

Algunas aplicaciones se han diseñado para que también funcionen offline, como por ejemplo Google Drive y Gmail. Así que aunque no tengas internet en un determinado momento puedes seguir redactando tus documentos, trabajando en tus hojas de cálculo o contestando tus emails.

Cuando vuelvas a conectarte, tu Chromebook automáticamente actualizará tus documentos en la nube y enviará tus emails. 🙂

Un detalle importante es que para poder trabajar offline tienes que haber seleccionado previamente la opción de editar documentos fuera de línea. La contrapartida es que esa opción puede ralentizar el rendimiento del Chromebook (te lo explico más adelante).

 

Comparativa entre Chromebook y Windows

Te he preparado una infografía para que puedas visualizar mejor las principales diferencias entre un ordenador genérico con Windows y un Chromebook.

Diferencias entre un Chromebook y un ordenador con Windows

 

Cómo saber si los Chromebook son para ti

Si has llegado hasta aquí, tal vez te estarás preguntando si te convendría comprarte un Chromebook.

Te recomiendo que te hagas esta sencilla pregunta:

En general, cuando usas tu ordenador, ¿haces toda tu actividad sin salir del navegador?

Si la respuesta es que sí…

Si empleas aplicaciones web para realizar la inmensa mayoría de tus trabajos, entonces sin duda que un Chromebook puede ser una excelente elección para ti.

Piensa también que los Chromebook están optimizados para las aplicaciones de Google. En ningún ordenador funciona mejor Chrome que en un Chromebook. Lo mismo puede decirse del resto de aplicaciones: Gmail, Google Drive, Google Maps, etc.

Así que otro factor que puedes considerar en tu decisión es si habitualmente empleas las aplicaciones de Google en tu vida diaria, y si Chrome es tu navegador habitual. Si es que sí, el paso de tu ordenador actual a un Chromebook será muy fácil.

Si la respuesta es que no…

Si dependes en gran medida de uno o varios programas concretos instalados en tu ordenador y que no están disponibles online, posiblemente los Chromebook no son adecuados para ti.

Si la respuesta es que casi siempre sí, pero a veces no…

Tal vez hay algunos programas de los que no puedes prescindir, pero que usas solo de tanto en cuanto.

Como ese taladro que solo usas dos veces al año, pero que te alegras de tenerlo cuando tienes que hacer un agujero en la pared.

A mí me pasa, por ejemplo, con Windows Movie Maker. Lo uso muy poco, pero eventualmente lo necesito. (Lamentablemente, en este momento no hay un editor de vídeos bueno y gratuito para Chromebook).

En esos casos, un apaño puede ser emplear el Escritorio Remoto de Chrome, que te permite conectar tu Chromebook con tu PC o tu Mac. De esta forma puedes usar tu Chromebook para la mayoría de tareas, y acceder a tu otro ordenador solo en los momentos puntuales en que necesites un programa concreto.

 

¿Qué marca y qué modelo te conviene más?

Chromebook es fabricado por varias marcas: Asus, HP, Lenovo, Samsung, etc., y a su vez cada marca tiene varios modelos para elegir, así que tienes un amplio abanico de opciones.

El mío es un Acer con procesador Intel, y te puedo confirmar que (al menos en mi caso) la calidad de esa marca es excelente. Ningún problema hasta el momento después de un uso superintensivo.

UN ÚLTIMO CONSEJO. Los diferentes modelos de Chromebook vienen con pantallas que pueden oscilar entre las 10 y 15 pulgadas, aproximadamente.

He podido comparar los Chromebook grandes con los pequeños, y te aseguro que la mejora en imagen y sonido de los grandes bien vale la diferencia de precio.

Así que te aconsejo que te gastes un poco más y te compres un Chromebook con pantalla grande. 😉

 

BONO: 5 consejos para optimizar la velocidad del Chromebook

¿Has tenido alguna vez un ordenador que era muy rápido cuando lo compraste pero que con el tiempo se ha ido volviendo cada vez más leeento?

Da mucha rabia, ¿verdad?

Si decides comprar un Chromebook y alguna vez notas que va más lento de lo normal, no te preocupes. Estas sugerencias son muy efectivas para mantenerlo rápido como el primer día.

1. Lo más sencillo: apágalo y enciéndelo

Si hace muchas horas que tu Chromebook está funcionando y notas que se ha vuelto más lento, una sencilla operación de apagado y encendido solucionará el problema en pocos segundos.

Sin embargo, si la lentitud se ha vuelto un tema recurrente, explora las otras opciones que encontrarás a continuación.

2. Desactiva la función de sincronizar con Google Drive

Como te comenté antes, algunas aplicaciones están disponibles cuando no estás conectado a internet. En el caso de Google Drive, esta función puede ser muy útil ya que te permite escribir textos, diseñar gráficos, editar hojas de cálculo, etc., sin que sea necesaria una conexión a internet.

La contrapartida es que este proceso puede ralentizar el rendimiento, así que te conviene hacerte una pregunta.

¿Estás conectado a internet la mayor parte del tiempo?

En este caso, tal vez te convenga sacrificar esta función para ganar en rendimiento.

Para desactivarla, accede a Drive y haz clic en el icono del engranaje (arriba a la derecha) para acceder a Configuración. En la pestaña “General”, desactiva la casilla que pone “Sincroniza los ficheros de Documentos, Hojas de cálculo, Presentaciones y Dibujos de Google con este ordenador para poder editarlos sin conexión.”

3. No tengas activas extensiones que no necesitas

Cada extensión activa consume recursos del ordenador. Y normalmente no necesitas todas las extensiones que tienes activas.

Lo mejor es que tengas activas únicamente las extensiones que necesitas en ese momento, lo cual puedes hacer fácilmente gracias a una herramienta llamada Extensity.

Con Extensity puedes activar rápidamente solo las extensiones que necesitas, optimizando así la utilización de recursos de tu ordenador.

4. Desinstala AdBlock

Una extensión que ralentiza mucho la carga de las páginas es AdBlock, la popular herramienta para bloquear anuncios.

Una opción mucho mejor es uBlock Origin, que te dará el mismo resultado que AdBlock pero sin consumir tantos recursos del ordenador.

5. No tengas muchas pestañas abiertas

Si habitualmente necesitas tener muchas pestañas abiertas simultáneamente, te recomiendo la extensión OneTab.

Gracias a esta herramienta, podrás condensar todas tus pestañas en una sola pestaña y ahorrar un montón de memoria.

OneTab también te permite crear conjuntos fijos con las pestañas que más utilizas, lo cual te ahorrará mucho tiempo.

 

Y tú, ¿qué opinas?

Los Chromebook poco a poco van ganando terreno. En Estados Unidos son muy populares, tanto así que el año pasado por primera vez se vendieron más Chromebook que Mac.

En Europa, en cambio, los Chromebook todavía son grandes desconocidos.

Así que si tienes uno me encantaría saber qué opinas, si estás tan contento con él como yo, o si tal vez te ha desilusionado y no es lo que esperabas.

Y si tienes alguna duda, estaré encantado en ayudarte a resolverla.

Deja un comentario